Cardioneuroablación: ¿reduce la recurrencia del síncope vasovagal?