¿Es eficaz la suplementación con ω-3 en el síndrome de ojo seco?