La angustia psicológica puede aumentar el riesgo de demencia